Practicidad y ahorro. Viernes Foodie

Escrito por el 30/11/2018

Estás dispuesto a vivir solo, pero en la mente sólo tienes una cosa: ahorrar al máximo. Vas a vivir en un espacio pequeño y no tienes muchos electrodomésticos. Además, o es un edificio con muchos pisos y sin elevador, o la tienda o súper más cercanos están a varias cuadras de distancia. No te sobra el tiempo porque tu trabajo te absorbe. ¿Cuál es la mejor opción para armar tu primer set de cocina? Este Viernes Foodie nos pusimos las pilas con una lista de recomendaciones que esperamos te resulten útiles. 

Cuando Banana Yoshimoto escribió Kitchen, hizo un homenaje al espacio que más nos gusta de la casa. Hablando desde la voz de una joven recientemente huérfana, narra su afición por estar sentada frente al refrigerador abierto, en medio de la noche, sintiendo el frío y viendo todo lo que se conserva inmóvil, quizá como hubiera querido que su vida fuera. Los cambios nos abruman, y con mayor ahínco en la juventud, por eso, cuando esta chica tuvo que enfrentar al mundo, lo hizo empezando por su cocina. 

‘Kitchen’ de la autora japonesa Banana Yoshimoto. Imagen: La Casa del Libro.

Como cada uno de nosotros cuando salimos de casa. El refri, el gas, mesa, sillas, platos, cubiertos, tazas… Cafetera, licuadora, microondas… ¿Qué artículos de cocina son realmente útiles, prácticos y ahorradores? Aquí van nuestras sugerencias. 

Horno eléctrico

Cuando salí de casa a estudiar en otra ciudad, lo primero que quise comprar fue mi hornito, que aún conservo. Los hornos de resistencias eléctricas, contrario a lo que se piensa, no gastan mucha energía y, además, son muy versátiles. Ahí puedes preparar desde lo más básico, como pan tostado y quesadillas, hasta pizza, galletas, huevos estrellados, tocino crocante, sopas instantáneas, arroz precocido, frijoles… Vaya, prácticamente todo lo que diga que se puede hacer en microondas, lo puedes preparar en un hornito eléctrico. Sólo necesitas los utensilios adecuados. Yo utilizaba PAM para todo, así nada se pega y es más fácil la limpieza. Para hacer mis huevitos y otras cosas, conseguí platitos de barro, como los que usan para darle a los niños cuando juegan a la comidita o en restaurantes para las salsas. Así resolví dos asuntos: el prepararme raciones pequeñas y evitar desperdiciar, y un sabor definitivamente mejorado. Sacarle provecho a tu horno eléctrico puede incluso ahorrarte el cilindro de gas. 

Imagen: Thatonewikiguy // CC.

Jarra eléctrica

Esta pequeña consentida ayuda mucho en la preparación de platillos en el hornito y para hacerte tés y lo que sea que puedas requerir que lleve agua caliente en segundos. Yo calentaba el agua para mis sopas instantáneas o arroz precocido, y así estaban listos en minutos. La idea es ahorrar tiempo. Las jarras eléctricas son muy comunes en los países de climas fríos, por lo que ahora se pueden encontrar en varios modelos, desde las que plásticas que parecen planchas (muy feas), hasta las de cerámica que son como teteras de abuelita. Es decir, puedes encontrar el modelo más adecuado a tu gusto. No te recomiendo las resistencias que se introducen en los recipientes pues esas sí consumen mucha luz, son peligrosas y están hechas de aleaciones de metales que es mejor no poner en contacto con el agua para consumo.

Imagen: Phenyo Deluxe // Pexels.

Cafetera

Obvio, si tomas café. Si no, puedes ignorar esta recomendación. Puede parecer necio, pero sí es importante decirte que no vayas a comprar una cafetera grande. Es mejor preparar café fresco cada vez que quieras consumirlo, a estar recalentando uno que se enfrió, pues ese proceso hace que la cafeína tome potencia y es por es que luego decimos que el café no nos cae bien. No es el café el malo de la historia, es que mucha gente no sabe prepararlo.

Una prensa francesa puede ser la mejor opción, ya que puedes usar tu jarra eléctrica para calentar el agua y prepararte un café súper nice cada mañana. Imagen: David Bares // Pexels.

Olla de cocción lenta

Si te gusta preparar pasta desde cero, o te animas a hacer frijolitos, habas, lentejas, la olla eléctrica te va a cambiar la vida. Igualmente le puedes echar la mano calentando agua en tu jarra, pues las ollas eléctricas son bases de resistencia que le proveen temperatura a un recipiente cerámico, por lo que se toman su tiempo para calentarse. Todo te va a quedar riquísimo, vas a ahorrar energía porque igualmente son ahorradoras y muy versátiles.

Refrigerador

Esto también puede parecer obvio recomendarlo, sin embargo, toma en cuenta que, entre más grande el refri, más quieres llenarlo. Y, entre más chico sea, o no tiene congelador, o es un chiste de 25 centímetros cuadrados. Por eso, busca un refri de dos puertas con un buen congelador, y que no ocupe mucho espacio.

Imagen: Daria Shevtsova // Pexels.

Sé sincero contigo. ¿De verdad vas a usar una licuadora o sería mejor una batidora de inmersión? ¿Un microondas pequeño en el que no quepa ni la bolsa de palomitas o un horno eléctrico mucho más versátil? Lo que sí te pedimos es que seas muy cuidadoso. Revisa que tu instalación eléctrica esté en buen estado y nunca dejes un electrodoméstico encendido sin supervisión. 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Continuar leyendo

Canción actual

Title

Artist